La encrucijada del alcalde Macaya en Collipulli: acata fallo de la Corte o sigue defendiendo licitación de la basura que ordenaron invalidar

Luego del espaldarazo que la Corte de Apelaciones de Temuco dio a la Contraloría Regional de La Araucanía en el marco del recurso de protección presentado por el Municipio de Collipulli, ahora resta conocer qué decisión tomará la administración que lidera Manuel Macaya.

Luego que el Municipio de Collipulli sufriera un duro revés en la Corte de Apelaciones de Temuco, en el marco del rechazo a un recurso de protección presentado contra la Contraloría de La Araucanía, relacionado a la licitación pública por la recolección de la basura domiciliaria de la comuna, el alcalde Manuel Macaya (independiente, pero cercano a Chile Vamos) deberá resolver una gran encrucijada: acatar el fallo o seguir defendiendo la ilegalidad de la licitación ante la Corte Suprema.

LA POLÉMICA LICITACIÓN

«Servicio de recolección, transporte y disposición final de residuos sólidos domiciliarios» llevaba por nombre la licitación pública que abrió el Municipio de Collipulli, con el objetivo de hacerse cargo de la basura de las casas de la comuna, instancia a la que se presentaron las empresas Servimar, Cosemar y William Ives S.A.. Así fue como se dio inicio al proceso de evaluación de las ofertas, para ver si éstas cumplían –o no– con lo indicado en las bases de la licitación.

LEER TAMBIÉN: Caso basura en Collipulli: Municipio desconoce “competencias” de la Contraloría

El punto Nº 18.2 de las bases administrativas fijaba en su tabla de evaluación el criterio «Año de los Camiones», el cual equivalía al 25% de la calificación final. De igual forma, el puntaje también estaría relacionado con el año de fabricación de dichos camiones. Vale decir, los fabricados entre 2014 y 2015 se evaluarían con 5%; los de 2016 y 2017, con 10%; de 2018 y 2019, con 15%; y entre 2020 y 2021, con 25%. Importante es mencionar que dichas bases no hacían mención a camiones fabricados el 2022.

Teniendo esto en cuenta, la oferta de la empresa Cosemar incluía camiones y vehículos nuevos, año 2022, cero kilómetro, los cuales se adquirirían una vez que la concesión fuera adjudicada. Servimar, en tanto, ofrecía camiones usados de 2020. A pesar de esto, la administración Macaya le otorgó una nota 0 a Cosemar y 25 a Servimar, lo que terminó por favorecer a las aspiraciones de la segunda, que terminó quedándose con la adjudicación del contrato el pasado 7 de febrero; esto, considerando lo estrecha de la evaluación entre ambas compañías en el resto de ítems.

Y es que con un puntaje de 25% a 0% en contra por el ítem «Año de los Camiones», el resto de los criterios evaluados fueron los siguientes: en «Precio», Cosemar obtuvo 49,83% y Servimar 50%; en «Cumplimiento de Formalidad de la Oferta», ambas empresas se quedaron con 10%; y en «Condición de Empleo y Remuneración», Cosemar S.A. recibió 15% contra 2% de Servimar.

MUNICIPIO VS CONTRALORÍA

A raíz de toda esta situación, el caso fue abordado por la Contraloría Regional de La Araucanía, la que determinó que Cosemar “cumplió con el correcto llenado del formulario”, al adjuntar la aclaración de que los camiones serían del 2022 y adquiridos una vez adjudicada la licitación. Sin embargo, la administración edilicia de Manuel Macaya explicó que le otorgó puntaje porque “se exigía acompañar el padrón de los camiones, lo que dicha empresa no pudo cumplir por tratarse de vehículos que aún no serían adquiridos”.

En base a dicha respuesta, Contraloría determinó que la exigencia del Municipio de Collipulli, en orden a requerir que los oferentes cuenten con los vehículos antes de la adjudicación, “transgredió el principio de libre concurrencia de los oferentes”. En ese sentido, se detectó que hubo un “vicio de fondo” que reviste una entidad suficiente como para haber alterado el resultado de la adjudicación, por lo que “la Municipalidad de Collipulli deberá iniciar un proceso de invalidación”.

FALLO DE LA CORTE DE APELACIONES

La casa edilicia no se quedó de brazos cruzados, pues a través de su Unidad Jurídica presentó un recurso de protección en contra de la resolución administrativa del 11 de abril de la Contraloría, además de una orden de no innovar, que fue concedida por la Corte de Apelaciones. De esta manera, el dictamen de la entidad de control quedó invalidado hasta que el tribunal de alzada conociera todos los antecedentes. En otras palabras, Servimar siguió adelante con el contrato hasta que la justicia determinara lo contrario.

Cinco meses después, la Corte de Apelaciones de Temuco estimó que la actuación de la Contraloría Regional de La Araucanía no ha sido ilegal ni arbitraria, por lo que “el arbitrio deducido será desestimado, sin perjuicio, por cierto, de los derechos que se pueda hacer valer ante la autoridad o los tribunales correspondientes como se asentó precedentemente y en conformidad a lo previsto en el propio artículo 20 de la Carta Fundamental en su parte final”.

LA ENCRUCIJADA DE MACAYA

Luego de este verdadero espaldarazo que la Corte de Apelaciones de Temuco brinda a la Contraloría Regional de La Araucanía por la legalidad de licitación pública de la basura en Collipulli, lo que ahora corresponde ver es qué hará la administración de Manuel Macaya en materia de acciones judiciales, teniendo dos alternativas sobre la mesa: acata el fallo del tribunal de alzada o mantiene ante la Corte Suprema su defensa a la ilegalidad de la licitación que benefició a Servimar.

Al respecto, el jefe comunal independiente, pero cercano a Chile Vamos, sostuvo que “hay gestiones pendientes todavía por hacer. Vamos a llegar hasta el final del procedimiento, hasta la Corte Suprema vamos a llegar con esa situación”.

“Le quiero dar a conocer a la comunidad que hay comisiones cuando se evalúan las licitaciones públicas y hoy día la comisión encontró, cuando la empresa postuló, ofreció maquinarias, camiones del último año y lamentablemente cuando ingresaron los antecedentes, la comisión revisadora encontró que los antecedentes no iban en la documentación de la empresa y por eso esa empresa quedó fuera. Eso fue lo que pasó, pero aquí no ha habido ningún hecho grave”, añadió Macaya.

Por último, el Alcalde de Collipulli sostuvo que “acá no hay ninguna información que se le esté ocultando a la comunidad. Los concejales, ellos viven de la política, ellos están haciendo algo sucio, están empañando la imagen mía, de la administración de la Municipalidad, pero acá no hay nada ilícito, no hay nada irregular, sólo hay que esperar que el tribunal diga y si hay algo que esté malo, se va a modificar y se va actuar como corresponde”.

(Imagen principal: Araucanía Diario)

Fuente: https://puranoticia.pnt.cl/regiones/la-encrucijada-del-alcalde-macaya-en-collipulli-acata-fallo-de-la-corte

Lo último