Conaf estima que el Lago Peñuelas podría secarse este verano

La rápida evaporación producto de las altas temperaturas en embalses de baja profundidad podría vaciarlo en los próximos meses. Desde el Departamento de Áreas Silvestres Protegidas buscan revertir esta situación protegiendo la cubierta vegetal del parque homónimo.

Fuente: Cooperativa

La Conaf estimó que el Lago Peñuelas, inmerso en el parque homónimo de Valparaíso, podría secarse durante este verano, después de que la sequía en la zona central redujera casi al mínimo su capacidad de almacenamiento.

El embalse construido entre 1895 y 1900 solía abastecer al puerto de agua potable hasta hace cinco años, cuando se determinó mantenerlo como un respaldo excepcional en períodos de alta demanda, pues se alimenta solo de aguas lluvia.

El Mercurio publicó que actualmente Peñuelas se encuentra al 2 por ciento de su capacidad -un volumen de 1,2 millones de metros cúbicos de agua- de una capacidad total de 98 millones de m3-, de acuerdo al último reporte de Esval, sanitaria que lo administra.

La jefa del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de la Conaf, Javiera Meza, dijo al matutino que podría secarse pronto por la rápida evaporación que provocan las altas temperaturas en un embalse de baja profundidad como este, que en algunos sectores tiene entre 40 y 50 cm de calado.

«Ya hemos vivido situaciones complicadas, como cuando hemos tenido el lago con solo cinco hectáreas de superficie, y esa situación se podría volver a repetir ahora», estimó, recordando que su espejo de agua ahora no ocupa más de 90 hectáreas, cifra menor considerando que alguna vez cubrió 1.600 hectáreas de la cuenca natural del sector.

Medidas preventivas

Meza explicó que esta situación solo podría revertirse si vuelve a llover en gran volumen en la zona, aunque la Conaf mantiene los esfuerzos para proteger la cubierta vegetal del parque Peñuelas, especialmente áreas cercanas al lago.

Esto podría prolongar la vida del embalse ya que »es la vegetación la que puede retener más agua para el lago, especialmente el sector de bosque nativo, que es el que atrapa la niebla y sus raíces retienen mayor cantidad de agua, la que liberan en forma más paulatina».

La prevención de incendios forestales en ese sector también es clave, por lo que la Conaf ha prohibido encender fuego en el parque –excepto en las hornillas del área reservada para picnics.

Asimismo, ha implementado el reemplazo de especies forestales introducidas por flora nativa, y vigilancia permanente de los guardaparques con el apoyo de la Patrulla Forestal de Carabineros, entre otras medidas.

Si bien los animales que habitan la reserva se mantienen allí, las aves que frecuentan el lago han emigrado, mientras que los peces son especies introducidas que se pueden reintroducir cuando el embalse aumente su nivel de agua, según Meza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *